¿Qué es la alopecia seborreica?

La alopecia seborreica deriva de la dermatitis seborreica, una afección dermatológica, crónica y bastante común, especialmente en hombres durante la pubertad o la madurez hasta los 50 años aproximadamente. Consiste en la descamación de algunas zonas de la piel donde hay glándulas sebáceas que producen grasa y puede derivar en pérdida de cabello si no se trata adecuadamente.

Causas de la alopecia seborreica

A día de hoy no se conoce con exactitud la causa de esta afección, pero lo que sí sabemos es que en ella influyen agentes emocionales, además de los físicos y químicos. El estrés, la anemia, ciertas disfunciones hormonales y el factor hereditario pueden influir en la proliferación del hongo Malassezia Furfur, que interviene en este tipo de problemas.

Síntomas de la alopecia seborreica

La dermatitis seborreica altera el equilibrio hidro-lipídico del cuero cabelludo, lo que dificulta que el pelo crezca con normalidad, provocando a la larga la pérdida de cabello si no se trata de forma adecuada. Antes de ello, suelen aparecer molestos picores, algunas rojeces en la piel (la cual se vuelve bastante grasa) y descamación intensa que puede llegar a parecer caspa.

Si la alopecia seborreica te ha provocado pérdida de pelo puedes recuperar el cabello perdido con ayuda del Doctor Antonio Burgos. Pide cita gratuita aquí (presencial u online) y estudiaremos tu caso en profundidad para solucionar tu problema capilar.

Cómo prevenir la alopecia seborreica

Lo primero, y más importante, es realizar una correcta higiene del cuero cabelludo, utilizando productos con vitamina B y colágeno específicos para el pelo (siempre recomendados por el médico). Estos productos no deben ser muy agresivos, pues tras un uso continuado podrían hacer el tratamiento menos efectivo. También debes evitar someter el cuero cabelludo a temperaturas muy intensas, e incluso sudar en exceso.

Algunos consejos útiles para prevenir la dermatitis seborreica

  • A la hora de peinarte el pelo, utiliza cepillos con cerdas finas.
  • Evita utilizar secadores. No sometas tu pelo a temperaturas elevadas.
  • Aliméntate de manera saludable. No te excedas con las grasas y el azúcar.
  • Masajea el cuero cabelludo con regularidad para oxigenar la raíz del pelo.
  • Lava el cabello de forma regular, que no excesiva.
  • Si el tratamiento es de intensidad, resérvalo para los períodos más molestos.
  • Consulta con especialistas antes de utilizar tratamientos por tu cuenta.

Recuerda que tan sólo un médico especialista puede diagnosticar la dermatitis seborreica y dictaminar si ésta es la causa real de la caída del pelo, por lo que antes de iniciar un tratamiento debes someterte a la valoración de un experto en la materia.

Si, en tu caso, ya has perdido gran parte de tu pelo, ¿qué tal un injerto capilar mediante técnica FUE?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *