¿Influye la contaminación en la pérdida del pelo?

La polución es un factor que influye de manera determinante en la salud, provocando trastornos de diferente índole. El cabello, por desgracia, no escapa a este fenómeno al que nos exponemos diariamente. Las personas que residen en medianas y grandes ciudades, donde las cuotas de contaminación ambiental pueden llegar a alcanzar unos niveles realmente elevados, son más propensas a padecer problemas dermatológicos que acaben afectando al cuero cabelludo y derivando en alopecia.

¿Cómo afecta la contaminación a la salud del cabello?

La piel es una barrera natural frente a todo tipo de agentes externos y las partículas tóxicas presentes en el aire, el agua o los alimentos que consumimos son agentes nocivos que pueden impactar negativamente sobre el cuero cabelludo provocando picores por irritación, descamación y cabello seco, debilitándolo hasta aumentar el riesgo de pérdida del pelo.

El efluvio telogénico: causa y origen.

La exposición continuada a diferentes partículas contaminantes puede tener como consecuencia la aparición del efluvio telogénico, un tipo de alopecia que puede implicar la caída del pelo de forma temporal.

No tiene por qué ser un problema crónico si se trata debidamente, aunque puede llegar a serlo. Normalmente se diagnostica como un problema temporal que puede solucionarse acudiendo a un especialista.

Si el efluvio telogénico te ha provocado pérdida de pelo puedes recuperar el cabello perdido con ayuda del Doctor Antonio Burgos. Pide cita gratuita aquí (presencial u online) y estudiaremos tu caso en profundidad para solucionar tu problema capilar.

¿Qué es lo que ocurre cuando se sufre efluvio telogénico?

La raíz del folículo piloso sufre tal daño que el ciclo de crecimiento del pelo se ve interrumpido. Lo que ocurre en este caso es que el folículo pasa de manera prematura a la fase de caída del cabello, obviando la fase de crecimiento.

Daños en la capa protectora de la piel

La contaminación provoca daños sobre la capa protectora de la piel, ya que las partículas que se encuentran en el aire van acumulándose en el pelo. Este fenómeno recibe el nombre de ‘micro-irritación’ y se trata de una alteración de las cutículas que se encuentran justo bajo la superficie del cuero cabelludo. Ello provoca que el tejido de la piel se contraiga alrededor del bulbo piloso, desnutriendo y debilitando el cabello, que comenzará a caerse.

Protege tu cabello solicitando diagnóstico a un especialista de confianza que permita prevenir o atajar cualquier problema y, ante situaciones similares, recuerda que el cuidado del planeta está en nuestras manos. Con una pequeña contribución individual para reducir los índices de contaminación, todos ganamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *