Un estudio con células madre abre la puerta a nuevos tratamientos contra la calvice

La clave para encontrar la solución definitiva a la alopecia podría estar en un tipo de célula inmunitaria asociada con el control de la inflamación. Se trata de las células T reguladoras (Tregs), que activan directamente las células madre en la piel promoviendo el crecimiento del cabello, según un estudio publicado en la revista Cell y realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco. Esta investigación explica que la falta de las células Tregs dificultaría la regeneración por parte de las células madre de los folículos pilosos, la parte de la piel en la que crece de nuevo el cabello. De ahí que su ausencia acabe produciendo alopecia.

En concreto, el estudio está relacionado con la alopecia areata, un trastorno autoinmune común que conduce a la pérdida del pelo pero los investigadores creen que también podrían desempeñar un papel importante en otras formas de calvicie, incluida la alopecia más habitual en los hombres, la androgénica.

El responsable de la investigación, Michael Rosenblum, explica que los folículos pilosos se reciclan de forma constante, de manera que cuando un pelo se cae una parte del folículo piloso vuelve a crecer. Ahora se sabe que no solo las células madre intervienen en este proceso, sino que también lo hacen las Tregs. “Si desactivas este tipo de célula inmunitaria, el pelo simplemente no crece”, añade el experto que apunta que “las células madre y las células inmunes tienen que trabajar juntas para hacer posible la regeneración”.

Importancia de las células inmunes (Tregs) en el crecimiento del pelo

Para entender la importancia de estas células inmunes, durante la investigación los expertos se las retiraron de forma temporal a los ratones. Después, les afeitaron el pelo para ver cómo les afectaba en la piel y observaron que en las zonas sin Tregs el pelo no había vuelto a crecer. Además de comprobar la relación entre estas células inmunes con las células madres de los folículos pilosos, observaron que el número de Tregs activas que se agrupan alrededor de las células madre de los folículos pilosos se multiplica por tres cuando estos folículos entran en fase de crecimiento en su ciclo de descanso y regeneración. Algo que ocurre solo durante los primeros días.

Cuando el pelo vuelve a crecer suprimir las Tregs no tendría efecto. De ahí que los expertos las consideren desencadenantes del mecanismo que lleva a que las células madre regeneren los folículos de cabello. Sus hallazgos, explican, podrían ayudar a entender mejor el papel de los Treg en el crecimiento del cabello y, por tanto, mejorar los tratamientos para prevenir la calvicie y regenerar el pelo mediante procesos que estimulen la actividad de los Treg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *